domingo, 20 de enero de 2013

Dreyfus: “El kirchnerismo necesita un candidato que cuando asuma no los meta en cana”


EL PUBLICISTA POLÍTICO HABLÓ SOBRE OFICIALISMO Y OPOSICIÓN EN LAS PRÓXIMAS ELECCIONES

El publicista y publicista político Gabriel Dreyfus, estuvo esta semana en La Hora de Maquiavelo para analizar las últimas actitudes comunicacionales de la Presidenta y de la campaña que Cristina Fernández ya lanzó —a dos años de las elecciones presidenciales— pero que la oposición aún no decide organizar.


Allí, entrevistado por Diego Dillenberger, el exdirector de Young&Rubicam, y ahora perteneciente a Unión Por Todos, se animó a confesar con seguridad quién cree que es el único candidato “opositor” que puede hacerle frente a Cristina en 2015.
“El único líder de la oposición que puede ser Presidente de la Nación por la centro derecha es Scioli”, aseguró. “Scioli no es kirchnerista, lo que necesita el kirchnerismo es alguien que les garantice —que lo va a hacer— que cuando asuma el nuevo período de Gobierno no los va a mandar en cana a todos, y tiene que ser alguien de ellos”.
En referencia a un posible nuevo mandato de la Presidenta, Dreyfus afirmó: “Cristina no consigue ni quiere la reelección, y si yo fuese ella me hubiese ido”, y agregó: “Muchos de los que están al lado de Cristina quieren una ‘Cristina eterna’ porque es un excelente negocio”.
En cuanto a las elecciones legislativas de este año, el publicista aseguró: “Sean quienes sean los candidatos, este año gana la oposición como en 2009: absolutamente dividida”.
En referencia a Elisa Carrió, Dreyfus indicó: “Yo trabajé para Lilita y la quiero, pero solía decirle en privado cosas que no le gustaban y me parece que ya fue. Es una excelente diputada, pero no la veo como presidenta".

El déficit de la balanza pone en jaque a Cristina


LA ECONOMÍA ALIMENTA LA PELEA POLÍTICA

Ya sea en la gira de la presidenta Cristina Kirchner por Emiratos Árabes, Indonesia y Vietnam como en la Argentina las variables económicas ganaron la agenda en la semana que pasó y aceleraron las pulsaciones de la política en el inicio del año electoral.


La primera salida del país del año de Cristina Kirchner tuvo como objetivo expandir el saldo comercial con esos estados, diversificar el comercio exterior y acentuar una línea de política internacional menos dependiente de los países centrales.
A tono con esa directriz, en sus discursos en Abu Dhabi y Yakarta reivindicó la intervención en la economía y reclamó a la Organización Mundial del Comercio (OMC) reglas claras ante las denuncias por proteccionismo de las que fue blanco la Argentina el año pasado por parte de Europa, Estados Unidos y Japón.
La misión comercial estuvo compuesta por unos 200 empresarios y fue organizada por el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, quien a su vez dio definiciones que permiten vislumbrar objetivos que se trazó el Gobierno para 2013.
Precisó que nuevamente la meta comercial será un superávit de entre 10.000 y 12.000 millones de dólares (en 2012 fue de 12.600 millones), aunque remarcó que la discusión para el 2013 pasa por "la competitividad de la economía".
Con la mención al superávit trasuntó que el control a las importaciones se mantendrá, quizá con mayor flexibilidad, lo mismo que las restricciones a la compra de moneda extranjera, decisión que ya había sido anticipada por la presidenta del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont.
Esta semana el dólar marginal alcanzó niveles récord de 7,50 pesos.
En cuanto a la competitividad, Moreno habló de mejorar "la productividad" y mencionó la necesidad de evitar el aumento de tasas por parte de gobiernos municipales y provinciales, pero esa referencia sobrevoló también la cuestión de las paritarias que dominaron la escena fronteras adentro.

Subtes, tarifas y paritarias

Con un día de diferencia, el Indec y las consultoras privadas midieron cifras de inflación absolutamente dispares para 2012: mientras la oficial fue de 10,8% para los privados llegó a 25,6%.
Ese es un debate que los gremios —sin excepción— consideran central en las discusiones salariales.
Esta semana la CGT y la CTA cercanas al Gobierno mantuvieron reuniones por separado con el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, a quien le volvieron a pedir una actualización del mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias.
Paralelamente, los bancarios acordaron una suma en paritarias que abonó las discusiones por la cifra del incremento, que según el gremio alineado con la CGT opositora fue de 25% para la categoría más baja; y por el plazo, ya que el Ministerio de Trabajo no avaló que el acuerdo sea trimestral.
Según pudo saber este columnista, Tomada señaló de manera privada que los gremios "ya se fijaron un techo del 25%" y estimó que finalmente las subas "van oscilar entre el 20% y el 24% anual", aunque los opositores —alentados por la incipiente carrera electoral— reclaman hasta el 35%.
El Gobierno evita hablar de pautas salariales en público, pero es consciente de que una escalada atentaría contra la competitividad de la que habló Moreno y de la que desde hace tiempo vienen alertando las cámaras empresariales.
En cuanto a Ganancias, el Gobierno analiza una reforma que seguramente no conformará al movimiento obrero. Sucede que ese impuesto reporta anualmente a las arcas del Estado unos 4.500 millones de pesos que luego costaría recuperar.
Esa discusión con los gremios dialoguistas se desarrolló en términos cordiales, a diferencia de lo ocurrido con la pelea por la tarifa del subterráneo que el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires quiere llevar de 2,5 a 3,5 pesos.
En medio de reproches y cuestionamientos cruzados, el ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, citó a Mauricio Macri a la Casa Rosada para evitar ese aumento, pero el mandatario porteño mandó a decir a través de su ministro de Gobierno, Emilio Monzó, que era una decisión tomada.
En el debate por el subte hay dos cuestiones atendibles: por un lado el servicio dejó de percibir el 50 por ciento del subsidio que le otorgó la Nación y por el otro, esa suba aislada va a desequilibrar el sistema de transporte, porque el resto de los servicios son mucho más baratos.
Macri, a través de su vicejefa, María Eugenia Vidal, atribuyó el nuevo aumento tarifario previsto para marzo a un problema de inflación en la Argentina "por el que todo aumenta".
También entró en vigencia una suba en los peajes de las autopistas porteñas, igualmente destinado a financiar el subte.
La discusión la había iniciado la semana pasada la Presidenta al cargar durante un discurso en la Casa Rosada contra "gobernadores e intendentes" que buscaron aumentar tasas en los últimos tiempos, definición que alcanzó a Macri, el cordobés José Manuel de la Sota y el bonaerense, Daniel Scioli.
La pulseada excede los términos económicos: esos tres mandatarios están enrolados entre quienes aspiran a sucederla al frente del Ejecutivo en 2015 y la campaña electoral parece haberse adelantado ante la posibilidad de que el 2013 sea clave para la suerte posterior de oficialistas y opositores.
Scioli decidió mantenerse dentro del esquema del oficialismo, pero intensifica gestos de autonomía que molestan a la Casa Rosada y ya anticipó que quiere mayor poder decisión sobre las listas provinciales de candidatos.
En los principales despacho de la Casa Rosada y el Ministerio de Economía son optimistas respecto al futuro cercano: consideran que el país volverá a crecer al 5% este año. Saben que la economía es clave para las elecciones y ordena a la política.

Gabriel Profiti
Agencia NA

En Uruguay dicen sobre la Argentina lo que los argentinos no se atreven | Tribuna de Periodistas

En Uruguay dicen sobre la Argentina lo que los argentinos no se atreven | Tribuna de Periodistas

Diario El País acusa a Cristina de populista y patrioterista | Tribuna de Periodistas

Diario El País acusa a Cristina de populista y patrioterista | Tribuna de Periodistas

El populismo es parte del gobierno de Cristina | Tribuna de Periodistas

El populismo es parte del gobierno de Cristina | Tribuna de Periodistas

sábado, 19 de enero de 2013

Accidentes de tránsito: 7485 muertos en el 2012

Accidentes de tránsito: 7485 muertos en el 2012

Algo está podrido en la argentina...


ALGO ESTÁ PODRIDO EN LA ARGENTINA por Héctor B. Trillo (El Ágora - 07-Ene-13 - Opinión)

Supongo que no es tan difícil observar lo que nos pasa. El Poder Ejecutivo intenta avasallar a como dé lugar al Poder Judicial. El Poder Legislativo es literalmente una cargada. Las leyes no se cumplen. Los fallos judiciales tampoco.
No rige el Estado de Derecho y leyes inconstitucionales se convierten en constitucionales básicamente por medio del temor que se infunde a jueces perseguidos, corridos de sus lugares, obligados a renunciar o a ocultarse.
La presidenta miente de manera descarada incluso en foros internacionales. Su ministro de justicia organiza una choriceada en el Museo de la Esma. El canciller pretende argumentar que el hecho de sentarse con terroristas de un Estado teocrático que niega la verdad histórica llevará a resolver los crímenes perpetrados en nuestro país por organizaciones de fanáticos asesinos.
En la Argentina no hay inflación, no hay cepo cambiario. No hay violación de derechos. No hay ajuste.
Solamente hay un grupo multimedios que miente y nos sume a todos en una suerte de estado de pánico cuando la vida florece a nuestro derredor.
No hay corrupción y mucho menos en el entorno más cercano a la presidenta. No hay inseguridad porque los índices de criminalidad son menores a los de San Pablo.
La desocupación es muy baja y las ayudas y subsidios protegen a millones de personas que hoy por hoy no tienen trabajo pero ya lo tendrán.
Las empresas confiscadas intentan acuerdos con grupos internacionales que ahora sí vendrán a invertir a nuestra querida patria. Que antes no lo hicieron vaya uno a saber por qué. Porque sin duda no era por las tarifas congeladas luego de una década de alta inflación.
La compañía de aviación del Estado argentino pierde fortunas diariamente, pero nos permite volar con nuestra imaginación a todo el mundo.
El panorama es desolador.
Las exportaciones han caído mientras en toda la región aumentan. Las importaciones caen como resultado de las infinitas trabas impuestas por un funcionario de clara ilustración fascista. Avalado por la presidenta.
La AFIP hace lo que quiere y resuelve si viajamos o no. Si podemos comprar o no moneda extranjera. Cuánto, cómo, dónde y para qué.
Quienes protestan son de seguro vendepatrias, golpistas, "destituyentes", neoliberales, gente bien vestida. Y también son una manga de estúpidos que se dejan llevar por los titulares de Clarín. No como ellos, que han descubierto la luz en la propaganda fascista de los canales oficiales.
La señora escracha por cadena nacional a quienes no presentaron declaraciones juradas. También inventa conversaciones con gente del común que luego se demuestra palmaria y grotescamente que se trata de punteros políticos.
El jefe de gabinete dice que la justicia es una ******.
Nadie que ose contradecir a la señora será menos que eso.
Los saqueos "organizados" ahora resulta que se iniciaron por culpa de un intendente kirchnerista, al que, como corresponde, toda la caterva de genuflexos quiere destituir como sea. En este caso, por supuesto, no se trata de "destituyentes".
Ni siquiera son capaces de resistir sus propios argumentos esbozados hace dos semanas. Y denunciados.
¿Y qué hace la oposición, aparte de votar la confiscación de YPF, la fascista ley de medios, la nueva ley de capitales y otras menudencias contrarias al sentido común que debería privar en un Estado de Derecho?: nada. A lo sumo intenta mimetizarse con el paisaje. O armar entrevistas para los suplementos dominicales de los diarios.
¿Qué paisaje? El de un país con eternos problemas escolares. Con una industria de la construcción en vías de extinción. Con funcionarios que viajan a Angola en aviones oficiales para vender "Saladas" con globos y calcetines con la leyenda "Clarín miente". Los actos oficiales en los que se intenta arrimar gente pagándoles fortunas a "artistas" que liban del erario. Micros de escolares cubriendo la 9 de Julio. Banderas de organizaciones pagadas por el gobierno para hacer propaganda.
Dónde está la oposición. Dónde quienes debieran anteponer la república, la libertad, la propiedad privada y la justicia por encima de las consignas fascistas.
Por encima de la arbitrariedad hay más arbitrariedad.
Nadie se salva.
Suben impuestos, tasas, contribuciones. La plata no alcanza pese a que se emite a un ritmo del 40% anual.
La inflación trepa al 30% tranquilamente. No se emiten billetes de mayor valor y el de Evita es hoy por hoy casi una entelequia.
Nadie sale de su casa de noche y todo el mundo coloca alarmas, rejas, luces, perros o lo que sea. Mientras la Federal desaparece y la Metropolitana es un juego de niños.
Las mafias vendedrogas se descubren en los programas de televisión. Los ladrones están sueltos y los antecedentes sirven para corroborar lo obvio: que seguirán robando y matando.
Los expedientes de Ciccone desaparecen de manera torpe, burda, que no daría siquiera como argumento de una película de la mafia.
Las explicaciones de un juez para justificar un grotesco anillo de diamantes son francamente delirantes, contradictorias. Absurdamente inconsistentes.
A nadie se le mueve un pelo.
Algunos artistas que no liban de la dádiva pública parece que van tomando distancia. Ya era hora.
Pero los políticos no. Binner, Stolbizer, Juez, Alfonsín, y hasta el mismísimo Macri, parecen consentir el abuso. Y no pocos artistas, "intelectuales", "filósofos" y similares suelen hacer declaraciones tan imbéciles que asustan.
Nadie se opone a la dádiva, sólo pretende administrarla mejor. Nadie cuestiona el robo de las acciones de Repsol, o la payasada de la expropiación de Ciccone. Por el contrario, muchos las han apoyado en el Congreso.
Nadie parece tomar nota que estamos al borde del abismo energético. A nadie le importa resaltar que si la cosa sigue así todo estallará en cualquier momento.
El billete verde pasa los 7 pesos porque la arbitrariedad de un Estado torpe e intervencionista así lo ha decidido.
¿A quién en la oposición política verdaderamente le importa?
La presidenta de las Madres de Plaza de mayo amenaza con tirarle carpetas a los jueces de la Corte. Carpetas que sólo puede tener si se las pasa la SIDE. Pero esta señora amenaza con hacerlo, no lo hace. Muestra así la enorme putrefacción en que se sume la política argentina. Y la oposición no dice ni mu.
A nadie parece conmoverle que esa señora amenace a la Justicia, luego de su paso por la fundación "Sueños compartidos" cuya causa judicial se ha frenado. A nadie le importa que esta señora cuente con "carpetas" que mostrarían obviamente desvíos de los jueces de una Corte designada a dedo por el señor Kirchner. A nadie le importa que no lo haga.
¿Qué hacen los sectores supuestamente sanos de la sociedad para replicar y atacar argumentalmente semejante grado de cinismo oficial? Nada que trascienda. Nada.
Confieso mi profundo desánimo. Lo hago como simple ciudadano que soy. Siento que todo está torpemente camuflado, que el discurso, convertido en "relato", se ha vuelto estúpidamente cansino, inescrupulosamente autoritario, descaradamente fascista, sin que por todo ello la supuesta oposición, aunque más no fuera por oportunismo político, tome la posta y ponga algunos puntos sobre las íes, aunque más no sea.
La presidenta insulta a la Justicia. Sus adláteres más genuflexos también lo hacen. Un olor nauseabundo se percibe figuradamente desde cualquier voz oficial que salga replicar lo que la jefa le dice que tiene que decir.
Algo está definitivamente podrido en esta bendita Argentina.

"La Argentina en el reino de la fantasía": Advierten en Brasil sobre la "realidad paralela" de Cristina


RÍO DE JANEIRO.- En un editorial de fuerte contenido crítico, el diario brasileño O Globo acusó ayer al gobierno de Cristina Fernández de Kirchner de intentar crear una realidad paralela a través de la manipulación de las estadísticas y de los medios de comunicación.
Con el título "La Argentina en el reino de la fantasía" , la nota editorial del periódico carioca tomó como ejemplo central de disyunción el índice de inflación elaborado por el Indec, que según anunció esta semana, para 2012 se ubicó en un 10,8%, muy distante del 25,6% calculado por las consultoras privadas.
"Tenemos, entonces, el índice oficial y el verdadero, denominado éste «IPC del Congreso», ya que los consultores privados comenzaron a divulgarlo a través de di****dos de la oposición después de que la Casa Rosada acudió a la Justicia para prohibirles calcular la inflación, algo digno de una república bananera", opinó O Globo, principal diario de Río de Janeiro, que apuntó, además, como un punto crítico la sobreemisión de pesos para hacer frente a la inflación.
Al referirse a los medios de comunicación, el diario resaltó que la vasta red estatal se apoya en medios progubernamentales que dependen de la publicidad oficial y sustentan las fantasías kirchneristas, mientras la prensa libre e independiente es atacada.
La ofensiva contra Clarín
"En el mundo real, el Gobierno emprende una intensa persecución a los medios que actúan de manera profesional e independiente. Así, creó el denominado 7-D para proclamar como gran victoria nacional la aplicación integral de la ley de medios, aprobada para «regular» los medios de comunicación, pero hecha a medida contra el Grupo Clarín, blanco preferencial del kirchnerismo", publicó el diario.
O Globo ilustró la realidad paralela creada por el gobierno argentino con la reciente bienvenida que se le tributó a la Fragata Libertad en Mar del Plata, tras el escándalo que había suscitado su embargo en Ghana, en medio de una gran pompa y un fuerte ambiente nacionalista.
"En verdad, el país pasó una gran vergüenza después de que el navío fue detenido en Ghana por un fondo acreedor de la Argentina", señaló el matutino, que subrayó, además, que a raíz del episodio la presidenta Fernández de Kirchner ahora ya no usa el avión Tango 01 para algunos de sus viajes por temor a que sea embargado. Al respecto, para el viaje que emprendió a Cuba, Emiratos Árabes, Indonesia y Vietnam contrató un avión privado, que le cuesta al Tesoro unos 880.000 dólares
"Tapar el sol con las manos es un rumbo peligroso para cualquier gobierno. Más temprano que tarde, la realidad se impone. La consecuencia son, como mínimo, electores furiosos", advirtió el prestigioso diario carioca.

En Bancos de SP. ya se cotiza a Arg.$ 4,10 por 1 Real.
Se habla de una inminente pesificiacion de ctas. en dólares, y una devaluación al mejor estilo Rodrigazo de los 70.
Recuerde:
Ante el gobierno mas corrupto e impune de la historia Argentina.
LUCHE Y SE VAN!!!

Cristina lo hizo: Argentina figura en una lista negra junto a Venezuela, Irán y Corea del Norte


Sábado 19 de enero de 2013

La Argentina entró en una breve lista negra

Por Carlos Pagni | LA NACION

Cecilia Nahón, a quien la Presidenta destacó como embajadora en Estados Unidos, pretende resolver las diferencias comerciales con esa potencia. Pero tal vez quede atrapada por los problemas financieros.

El Gobierno no descarta que el país pueda ser expulsado del Fondo Monetario, donde la influencia norteamericana es determinante, por la resistencia oficial a exhibir las cuentas públicas. Además, la administración Obama vota en contra de los créditos para la Argentina en el Banco Mundial y el BID. Y está discutiendo una ley para sancionar a los estados que no obedecen las sentencias judiciales de pago de deudas.

A estas condenas se acaba de agregar otra. La Reserva Federal y la Oficina de Contralor de la Moneda obligaron al Banco del Pacífico, de Ecuador, a vender su subsidiaria de Miami, el Pacific National Bank. El comprador no podrá ser una institución proveniente de Venezuela, Irán, Corea del Norte o Argentina, ya que ofrecen pocas garantías contra el lavado de dinero. Una muy breve lista negra.

Por la intervención de Moreno, la cosecha de trigo es una de las peores de la década


En la campaña 2012/13 se cosecharon 9,8 millones de tonelada del cereal. Una 30% menos que el año pasado. El Gobierno intervino el mercado en perjuicio de los productores y en favor de la industria molinera que maneja el diputado kirchnerista Alberto España, tío del camporista Wado de Pedro.
Finalmente este jueves se confirmó un dato que La Política Online ya venía anticipado desde la primera mitad del año pasado: la campaña de trigo 2012/13 resultó un verdadero fracaso y terminó convirtiéndose en una de las peores de su historia.
Es que, según un reciente informe de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA), durante el presente ciclo comercial –que va de junio a junio aproximadamente- se cosecharon apenas 9,8 millones de toneladas de trigo en todo el país.
Se trata, en definitiva, de la tercer menor producción de la última década por detrás de las campañas 2009/10 (con 8 millones de toneladas) y de la 2008/09 (con 8,5 millones de toneladas) y muy cerca de la peor de todos los tiempos desde que se tienen registros.
La producción obtenida se ubica un 30% por debajo de la lograda el ciclo anterior cuando se cosecharon 14 millones de toneladas. “Esto obedece a la reducción interanual del área de siembra (-22%) y a problemas climáticos y comerciales”, explicó la BCBA.
Pero, ¿a qué se debe que la pésima performance que la Argentina viene cumpliendo en los últimos años siendo que históricamente el país fue uno de los principales productores del mundo?, fue la consulta que LPO le realizó a varios especialistas.
El denominador común de las respuestas gira en torno a la intervención del Gobierno nacional sobre el mercado de trigo desde el año 2006 que planchó los valores al productor con el supuesto propósito de mantener estables los precios de sus derivados.
“Ninguna de las premisas del kirchnerismo se cumplieron; los precios internos aumentaron como nunca y jamás hubo tan poco trigo como ahora porque las políticas fueron un desastre”, apuntó el co-director de la consultora Nóvitas Enrique Erize.
Por su parte, el presidente de la Asociación Argentina de Productores de Trigo (Aaprotrigo), Santiago Cameron, también salió a criticar al Gobierno: “Esto es un resultado claro de las nefastas políticas que impusieron”, dijo.
En la práctica, el sistema de intervención oficial sobre el mercado lo implementa el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, a través, principalmente, de cupos discrecionales de exportación (ROEs) y altas retenciones (en torno al 20%).
Según explicaron las fuentes consultadas, todo este sistema perjudica a miles de productores de trigo que tuvieron que buscar otras alternativas productivas y beneficia a la industria molinera que maneja el diputado provincial kirchnerista Alberto España, oriundo de Mercedes y tío de Eduardo “Wado” de Pedro.
“Desde el año 2006 no hay un mercado abierto ni transparente, sino que los productores están sujeto a condiciones totalmente arbitrarias”, disparó el analista de mercados y director de la consultora Kimei Creales Javier Buján.
“El mercado de trigo sigue mostrando una enorme distorsión por la intervención oficial y no hay esperanzas de que esto cambie porque el Gobierno está convencido que este es el camino a seguir”, agregó Buján.
Fuente: La Política Online

jueves, 17 de enero de 2013

Argentina y la falaz etiqueta “neoliberal”


Argentina y la falaz etiqueta “neoliberal”

 08 de Enero de 2013
Al tomar como unidad de análisis el concepto "neoliberal", y luego de observarse un compendio de medidas llevadas a cabo durante los años noventa en la Argentina, nos topamos con diversos aspectos de interés. Estos se resumen en el eminente aumento del gasto público, la división antojadiza de los tres poderes y el evidente incremento de la deuda (que también aplica a la cuestión impositiva, terreno que vino acompañado de una exacerbada presión tributaria). Por otro lado, lo cierto es que, en ese período, el gobierno argentino nunca implementó una política de verdadera disciplina fiscal.

Ciertos puntos destacables -tan primordiales y, a la vez, controvertidos- fueron el tipo de cambio fijo -establecido con la “Ley de Convertibilidad” o "uno a uno"- y las “privatizaciones” de empresas públicas. Se cuestionó en su oportunidad esa denominación, dado que aquéllas se realizaron en medio de un alto nivel de corrupción.

Por estas épocas, resulta bastante común asignar el mote de "neoliberal" a las políticas de los años noventa. Pero ello ha derivado en una falaz vinculación de ese período con lo que se ha dado en llamar "liberalismo", existiendo, por lo tanto, una tendencia equívoca a ligarla a la economía de mercado. De tal suerte que las medidas bajo análisis -no solamente durante los 90 sino también durante un extendido período de la historia nacional- fueron inapelablemente antagónicas y apartadas de aquello por lo que realmente aboga el libremercado.

Es fundamental asimilar la importancia excepcional de los términos y de determinadas expresiones ya que, dada la falaz etiqueta "neoliberal" atribuída, el capitalismo es esencialmente percibido bajo una óptica de desdén, siendo relacionado con aquello que no es.

Arribamos, finalmente, a la pregunta: ¿es factible interpretar al liberalismo como el verdadero culpable de los grandes males de la Argentina cuando, en rigor, jamás se han implementado aquí políticas auténticamente liberales tales como el libre mercado, el estado de derecho y el respeto por las libertades individuales?

Definitivamente, ha llegado el momento de reaccionar. El analista versado en estas temáticas descubrirá que el ciudadano promedio ha venido siendo reprimido con un intervencionismo perjudicial, desde hace ya varias décadas. De lo que se trata, a fin de cuentas, es de defender y preservar nuestra libertad. No de acostumbrarnos a enfrentar el comienzo de cada día, aguardando que los burócratas del Estado decidan alegremente sobre nuestra existencia, de la mano de la imposición de medidas a todas luces arbitrarias.

Es evidente que, en la actualidad, los gobiernos de la región y del globo no parecen sobresalir por la vía del aprovechamiento de un verdadero sistema capitalista, sino que es el intervencionismo estatal lo que parece ser la regla.

Para tratarlo en términos estrictamente económicos, la idea que prevalece en el liberalismo es la que defiende el libre mercado y la libre elección, en lugar de la planificación estatal. El ciudadano prefiere, sin lugar a dudas, valorar políticas que incentiven al individuo a escalar a nivel personal y a acercarse al progreso, en lugar de celebrar la agenda de aparatos estatales que lo interpreten como simples números. La idea se sustenta, fundamentalmente, en suprimir las relaciones de dependencia entre gobierno e individuo, para que cada uno pueda transitar -ya sin obstáculos- el camino de la libertad, siempre con la responsabilidad como guía.

* Foto: Hong Kong, una de las economías líderes en ránkings internacionales e índices de libertad económica



Antonella Salomón Marty | El Ojo Digital, Sociedad

El doble estándar: CFK, al servicio de Su Majestad


El doble estándar: CFK, al servicio de Su Majestad
La Presidente y los vicios inocultables de un discurso tan monocorde como ambivalente. Diatribas antibritánicas 'pour la gallerie', diseñadas para la captación de incautos. La firma Chapman Freeborn y el puente aéreo a Malvinas.

09 de Enero de 2013
En los albores de la fase de desintegración del subsistema gobernante, a nadie debería sorprender que los reputados intelectuales del ecumenismo cristinista recurran a la instalación de prácticamente cualquier distracción para que la ciudadanía mire hacia otro lado, menos donde debe. Trátese de videos íntimos, acusaciones sobre qué funcionario ahorra en moneda norteamericana o del desafortunado derrotero de la Fragata ARA Libertad, todo sirve. No se trata ya de soslayar las estadísticas relativas a inflación, seguridad y caída de la actividad económica, ni de arengar a la toma de la Justicia manu militari (como lo exige el extemporáneo librillo de Hebe Pastor de Bonafini). El principal motivador del esquema en control del Estado Nacional ha pasado a ser el blanqueo oportunamente pergeñado por José Pablo Feinmann -fiel embajador del Modelo-, para quien el reclamo democrático es "una herramienta de la derecha". A la larga, la filosofía operativa de la Casa Rosada termina nutriendo a la delincuencia para que ésta continúe torturando a las clases medias que le huyen al oficialismo a la hora del voto. Se promueve el saqueo de comercios como medida preventiva y punitiva, para notificar a los potenciales disidentes políticos sobre quién es el que manda. Después de todo, la jefe de estado no faltaba a la verdad cuando aconsejaba tenerle "un poquito de miedo" a ella también.

Pero quizás sea el reciclado empeño en prodigar blasfemias contra el imperio británico la variable que más perturba a muchos, acaso porque Cristina Elisabet Fernández Wilhelm -ante cada oportunidad en que lo juzga necesario- juguetea con el principio militante de mantener bien abiertas las viejas heridas derivadas del doloroso conflicto de Malvinas. Panorama en donde siempre se revalúa la creatividad declamatoria de legisladores aparentemente "opositores". Esos mismos que intiman a David Cameron a terminar con las "provocaciones" cuando, en rigor, el premier del Reino Unido expresa el legítimo derecho a la autodefensa, potestad ineludible de cualquier estado que se percibe bajo amenaza.

Por desgracia para la Presidente de la Nación, ha sido el carácter oligofrénico de su red de consultores el factor que la asistió para desnudar -cada día, un poco más- los desfases propagandísticos del modelo "nacional y popular". Como consecuencia de la serie de solicitadas cuya publicación el gobierno argentino encargó en diarios británicos, se disparó un operativo basado en contramedidas mediáticas que lograron exponer el desprolijo alquiler (por parte de la Secretaría General de la Presidencia) de una aeronave privada para trasladar a CFK en su próxima gira por naciones de Asia. Como es de público conocimiento, el tabloide The Sun reveló que, desde Balcarce 50, se contrató un Bombardier Global Express a la firma de capitales ingleses Chapman Freeborn (http://www.chapman-freeborn.com/). El monto de la operación bordeó las 600 mil libras esterlinas -un aproximado de US$800 mil-, dio pie a ruidosas carcajadas en la prensa internacional y se convirtió en la picante comidilla de quienes celebran las torpezas de una mandataria imposibilitada de movilizarse en aeronaves de la órbita estatal por temor a potenciales embargos. En acuerdo con la opinión de observadores internacionales, el kirchnerismo personifica a un individuo con sus capacidades mentales alteradas que, con la mirada perdida y su mentón lleno de baba, insiste en jugar al póker contra un tahúr entrenado durante generaciones en contar las cartas del mazo.

Asimismo, vuelve a destacarse el marco de trabajo "a reglamento" que observan los servicios de inteligencia nacionales. En el inicio de las Fiestas, estos obviaron anticipar los asaltos violentos contra supermercados que finalmente se produjeron y, ahora, le escatimaron información a la Señora Viuda respecto de los antecedentes de la compañía Chapman Freeborn. La referida organización cuenta con oficinas en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires desde el pasado noviembre, al tiempo que es líder global en el servicio de charters y transporte de carga -datos bien conocidos. Pero ha pasado desapercibido para muchos que la empresa de brokerage participa de un joint-venture con su similar Titan Airways -también de capitales británicos- en la manutención de un puente aéreo entre la base de la RAF Brize Norton, Isla Ascensión y Mount Pleasant (Malvinas). Este servicio es ofrecido ida y vuelta, con frecuencia semanal doble, y empleando un Boeing 767 especialmente modificado. En otro orden -y tratándose ya de geografías y escenarios más complejos-, Chapman Freeborn también presta servicios a las fuerzas armadas de los Estados Unidos de América, trasladando equipos y material a naciones tales como Afganistán e Irak. Negocios complementarios ahora de moda, que juegan un rol importante en la espinosa trama relativa a compañías militares privadas que se desempeñan en zonas de inenarrable conflictividad.

Pero el nacionalismo de servilleta del que hace gala la Señora Presidente acusa no solo falencias informativas de significativo peso específico, sino que suele verse aumentado por expresiones carentes de la coherencia más elemental. A este respecto, baste recordar que -en no menos de dos oportunidades- Cristina Kirchner alzó la voz para calificar el ataque contra el Crucero ARA General Belgrano en 1982 como "crimen de guerra" y, sin embargo, jamás se supo de presentaciones llevadas a cabo por el gobierno argentino ante tribunales internacionales, como ser la Corte Penal Internacional (ICC), con sede en La Haya. Apacible localidad holandesa en donde supo prestar funciones la magistrada de la Corte Suprema de Justicia, Carmen María Argibay, otrora predilecta del desaparecido Néstor Carlos Kirchner. La cita previa del Alto Tribunal no debería tomarse como caprichosa, por cuanto la violación de los derechos humanos exhibe carácter de imprescriptible, y la intervención de la Corte en el Caso Arancibia Clavel, por citar un ejemplo, así lo ha certificado. Pero esa imprescriptibilidad también aplica a los crímenes de guerra, y sobran capítulos similares en materia de jurisdicción internacional para ilustrarlo. La cuestión derechohumanista remite a la intervención de juzgados de terceros países en casos tales como el procesamiento de Augusto Pinochet en España, la investigación por violaciones de derechos humanos acometidos por el grupo/secta Falun Gong fuera de la República Popular China (sobre la base de reportes elaborados por Naciones Unidas, Human Rights Watch y Amnistía Internacional), etcétera.

La endeblez del speech nacionalista de Cristina Fernández Wilhelm termina por aproximarse a la tautología, cuando se rememora la contratación del businessman británico Stephen Chandler como consultor/implementador de la tarjeta SUBE. O cuando se vuelven a traer a la memoria los buenos oficios de Ernesto Laclau. Arquitecto primigenio de un ideario que poco tiene para envidiarle a Joseph Goebbels y que se sustenta en la sobreexplotación y el sobrecalentamiento de la atmósfera de división que impera actualmente en la sociedad argentina. Siempre para beneficio de la Jefa, y -como es menester recordar- desde la comodidad del pasaporte y la residencia británicos.

Este compendio de pasmosa discrecionalidad para la incoherencia remata, al cierre, con el tardío redescubrimiento nacionalista que acompaña a la Fragata ARA Libertad. Nave insignia que aguarda el permiso presidencial para asistir a la celebración definitiva del desvarío.



Matías E. Ruiz, Editor

La Argentina debe regresar a las bases de Juan Bautista Alberdi


La Argentina debe regresar a las bases de Juan Bautista Alberdi

16 de Enero de 2013
Víctor Pavón es Decano de Currículum UniNorte (Paraguay) y autor de los libros Gobierno, Justicia y Libre Mercado y Cartas sobre el Liberalismo.

En la Argentina, suceden hechos cada vez más llamativos. Meses atrás decía en este espacio que la Argentina es uno de esos países pródigos en naturaleza, poblada de gente amable, trabajadora y en gran parte bien educada. Fue en su momento sexto en el mundo, con una economía pujante y un marco institucional basado en la Constitución de Juan Bautista Alberdi de 1853, denominada "Las Bases", que pronto le permitió posicionarse como "los EE.UU. de Sudamérica".

Nada le faltaba a este país para quedarse entre los grandes. Y lo logró, pero no duró mucho: unos sesenta años. Ingresada la tercera década del siglo XX y con el auge del estatismo colectivista en el mundo, muchos de sus dirigentes quedaron encantados con la idea del Estado planificador. Fueron dejando de lado los fundamentos de la sociedad libre que permitieron a este país dar el gran salto hacia el progreso. El Estado de Derecho, el libre mercado y una educación que promovía la creatividad y un amor inconmensurable hacia el arte y la ciencia, habían ido convirtiendo a la Argentina en un país de oportunidades.

Desechadas aquellas bases, sin embargo, la República Argentina empezó a mostrar rastros de deterioro institucional: comenzó a caer en picada. En el presente, y así como se van dando los acontecimientos, se dirige a "tocar fondo", una expresión de la política económica que denota desempleo, inflación y grave deterioro en las instituciones. Los males que produce su mismo gobierno no han hecho más que exacerbar los ánimos contra aquellos a quienes se endilga que “ganan demasiado” y son —de acuerdo al discurso oficialista— culpables de la pobreza y desempleo de la mayoría.

Siguiendo la vieja prédica marxista de la lucha de clases, el actual gobierno argentino deteriora de tal modo a las instituciones, que el precio a pagar será la mayor radicalización del mismo gobierno dado que, el poder, cuando sabe que se equivoca, por lo general encuentra en los demás la culpa de todos los problemas —en este caso se acusa a los que están mejor social y económicamente hablando. Lo que los gobernantes olvidan es que, muchas veces, algunos están mejor porque hacen mejor sus deberes, trabajan duro, invierten, contratan gente y vuelven a invertir.

Hace unos días, el sector rural nuevamente fue objeto de una fuerte intempestiva gubernamental. Por simple decreto presidencial se estatizó el predio ferial ganadero de la Sociedad Rural. La medida administrativa no ha tomado en cuenta sencillos elementos que forman parte del orden jurídico que hace a un genuino Estado de Derecho. "Las Bases" de Alberdi son apenas un recuerdo de una época esplendorosa. De este modo, el decreto presidencial -además de afectar los derechos de propiedad- viola el sagrado principio de la defensa, garantía constitucional que forma parte del mundo civilizado.

El argumento del Ejecutivo encabezado por la presidente Cristina E. Fernández Wilhelm es similar a lo que también su par en Venezuela, Hugo Chávez, ha venido utilizando en los últimos tiempos. En este caso, el Decreto refiere que, debido a las irregularidades cometidas en la venta de aquel predio hace más de veinte años, se hace necesario que la propiedad pase nuevamente a dominio del Estado. Sin mediar juez competente, ni defensa en juicio.

Como sabemos, las disposiciones administrativas tienen la característica de ser revocadas por la misma autoridad que la dictó y, en este caso, el Poder Ejecutivo tiene esa atribución. Pero, cuando afecta a un derecho conferido por acuerdo entre las partes y referido a la propiedad en la que se hicieron mejoras e inversiones, aquella actividad administrativa encuentra límites inviolables.

En tal sentido, el Poder Ejecutivo de la República Argentina emitió veinte años atrás una disposición de carácter contractual por la cual existió una declaración bilateral que ha producido efectos jurídicos entre las partes, el Estado y la Sociedad Rural, en la que esta última ha venido ejerciendo los derechos de dominio en forma pacífica. En consecuencia, aún suponiendo que el acto administrativo del cual hablábamos fuera ilegítimo, su tratamiento y resolución debe ser analizada y declarada en sentencia judicial.

Si bien se puede alegar la supremacía del interés público sobre el privado, en este caso no resulta procedente. La supremacía del interés público no significa en modo alguno apelar al uso de la arbitrariedad como medio de restituir al Estado el bien en litigio. Más bien le corresponde al Poder Ejecutivo cumplir lo establecido y denunciar la irregularidad ante los tribunales, el Poder Judicial, como poder de contrapeso en cualquier República. Si esto no se cumple, nos encontramos ante lo que se llama vicio o desvío de poder, lo que torna el acto administrativo del Ejecutivo como un acto ilegal.

En la Argentina, el Poder Ejecutivo avanza sin disimulos hacia la ilegalidad, constituyendo este modo de actuar una ruptura del ordenamiento jurídico constitucional. Un hecho grave como el mencionado solo puede ser corregido precisamente por el procedimiento establecido, lo que significa la subordinación de la actividad administrativa a la juridicidad.

Caso contrario, el Estado -mediante su gobierno- cae en aquel desvío de poder del cual mencioné anteriormente. Y el desvío del poder por parte de la administración del Poder Ejecutivo significa abuso de ese poder, con el agravante de que el decreto está dirigido de modo directo en contra de un grupo de personas, los productores del campo, quienes -como sociedad civil- han proferido las más severas críticas a la gestión de la actual presidente argentina.

El deterioro institucional que sumerge a la Argentina a las profundidades del desempleo y pobreza está provocando graves perjuicios a su población. Sin respeto a la ley y sin garantías al debido proceso legal, las inversiones huyen, el desempleo y la miseria avanzan, la inseguridad se instala en las calles, y los saqueos están a la vuelta de la esquina. La exaltación populista no parece tener fin. Los argentinos, no obstante, saben que hay un camino mejor por transitar: volver a "Las Bases" liberales de Alberdi para recuperar su notable progreso civilizador.

Este artículo fue publicado originalmente en ABC Color (Paraguay) el 31 de diciembre de 2012.

Víctor Pavón | The Cato Institute, sitio web en español

25,6% de inflación en 2012


25,6% de inflación en 2012

16 de Enero de 2013

Legisladores de oposición dieron a conocer esta semana el índice de inflación de diciembre de 2012, de acuerdo al promedio de mediciones que realizan las consultoras censuradas por el Gobierno Nacional. En diciembre último se registró un aumento de precios del 2,1 %, totalizando un 25,6 % para todo el período 2012.

El anuncio fue realizado por las Diputadas Nacionales Patricia De Ferrari (UCR), Patricia Bullrich (Unión por Todos), Cornelia Schimdt Liermann (PRO) y por el Diputado Nacional Walter Brown (Frente Peronista).

De Ferrari remarcó también que el poder de compra actual de un billete de $100 es el equivalente a 30 pesos de 2007, mientras que el Gobierno considera que con 100 pesos se puede comprar lo mismo que se compraba con 60 pesos en 2007.

“La Argentina presenta la tasa de inflación más alta de toda América Latina. Y no es cierto que la inflación sea una consecuencia del crecimiento, como pretende hacernos creer el Gobierno. Cada vez se frena más el crecimiento y se agrava más la inflación, que ya está desbordada”, dijo De Ferrari.

“Junto con el Impuesto a las Ganancias, la inflación golpea fuertemente el poder adquisitivo de todos los trabajadores, y por sobre todo, a los de menores ingresos”, agregó.

Prensa | Unión Cívica Radical, Diputados

Antikirchnerismo y poskirchnerismo


"En la Argentina, no se puede gobernar sin el peronismo". Una máxima de la política contemporánea que -a fuerza de repetición- todos logran hacer realidad. El recuerdo del fugaz gobierno de Fernando de la Rúa confirma el aserto. Pese a ello, la Presidente acentúa la desperonización de su esquema político, convencida de que los votos son suyos, y que a nadie se los debe.
En la oposición se verifica la tendencia opuesta. Desde la ruptura del gobierno con Hugo Moyano, comienzan a aparecer desencantados exponentes del oficialismo que se suman a la oposición o a una versión descremada del espectro oficial. Con Néstor Kirchner, era otra cosa (tal es la excusa) y, a veces, es cierto. El ex jefe de estado respetaba los espacios de poder real, y de hecho, tuvo de estrechos aliados al Grupo Clarín y a Moyano, hoy enemigos de CFK. La aproximación del final del cristinismo, confirmado en la casi segura imposibilidad política de reformar la Constitución, va abriendo nuevas opciones. Sin un sucesor natural –peronista- de Cristina Fernández, Daniel Scioli se dispone a ser el receptor de esa dirigencia del Partido Justicialista que se siente expulsada del palacio. La opción Scioli es intermedia entre oficialismo y oposición. Ni continuación, ni ruptura con el cristinismo. El Gobernador pretende ser el armador del poskirchnerismo, un espacio ecléctico en el que convivan los dos justicialismos: el kirchnerista y el no kirchnerista, junto a sectores independientes. La primera expresión del año en tal sentido es el acercamiento de Francisco De Narváez al sciolismo. Quizás, ya esté sellado un acuerdo de mutuo apoyo: el colorado será candidato este año dividiendo el voto opositor, siendo funcional al gobierno, que así no se peleará con Scioli, quien en 2015 ungirá al colombiano como su predilecto para sucederlo. Para que todo ello le salga bien, necesita que el país avance sin sobresaltos hacia una transición ordenada en el 2015, y que Cristina no lo boicotee desde el poder.
El cristinismo no peronista podría encontrar en Eugenio Zaffaroni a su candidato presidencial, quien también estaría en condiciones de representar a sectores que hoy se exhiben más cercanos al Frente Amplio Progresista (FAP). Otro que podría figurar en ese espacio es Martín Sabbatella, si acaso logra –al final de la novela- imponerse al Grupo Clarín. Sin Cristina, ni aparatos sindicales y municipales, el destino de este espectro es un misterio.
Otro referente que se muestra boyando entre ambas orillas es Sergio Massa. Con el calendario electoral en la mano, del que surge que en mayo deben inscribir se las correspondientes alianzas electorales, el intendente de Tigre esperará hasta el límite para tomar la decisión que sea. Primero, deberá definir si aspira a la Presidencia o a la Gobernación de la Provincia de Buenos Aires; luego, si rompe o no con el oficialismo. Por último, definirá si se presenta como candidato a Diputado Nacional en 2013, o si deja pasar de largo el comicio para enfocarse en el 2015. La decisión de Massa no tiene tanto que ver con sus propios deseos o aspiraciones, sino con el contexto político y en las mejores formas para prever su evolución. Todo depende de lo que suceda en la Argentina, país en el que los acontecimientos se precipitan frecuentemente de manera imprevisible y acelerada.
Por su parte, Daniel Osvaldo Scioli necesita que no haya grandes novedades políticas, económicas y sociales de aquí hacia tres años en el futuro. El de Tigre necesita que el panorama se aclare algo más de lo que hoy se observa. Pero el escenario no está claro, dado que se aguardan movimientos políticos, económicos y sociales importantes para las próximas temporadas: de ninguna manera puede suponerse que todo será calmo y previsible. No lo es en la cima del poder, y no lo es en la calle. Tantas especulaciones pueden ser barridas por una realidad hirviente, como sucedió durante el trienio 2001-2003. ¿Se mueve el país hacia ese escenario? Quizás no a uno idéntico, pero sí es evidente que habrá dificultades, especialmente en el terreno político. La clave pasa por si la sociedad convalidará el proyecto hegemónico del cristinismo. Frente a ello, existen dos respuestas: una espera su desgaste y la otra la enfrenta. Una opción es básicamente de los sectores políticos, y en especial de los vinculados al Partido Justicialista, la mayoría con funciones gubernamentales. Más allá de sus deseos, no se encuentran en condiciones de romper con el Gobierno Nacional, por lo que optan por aguardar al desgaste. Otro aspecto trata sobre los factores de poder, necesitados de poner un límite a la angurria del Ejecutivo: la Justicia, el sindicalismo, el Grupo Clarín, el campo... Todos se exhiben dando la batalla ahora, pues saben que, si acaso esperaran por el desgaste gubernamental, éste probablemente jamás llegue, o bien lo haga después de habérselos devorado uno por uno.
Se agrega también un actor que se había mostrado en silencio durante mucho tiempo: el ciudadano común, la opinión pública, la ciudadanía independiente. Que salió a las calles el 13 de septiembre y el 8 de noviembre, modificando el mapa político. Los saqueos del mes de diciembre, más allá de la certeza de haber sido provocados con fines políticos aún no esclarecidos, pone en evidencia que la supresión de los planes sociales termina en violencia, y que ésta no siempre puede ser administrada por los dirigentes.
La crisis financiera que ya vive el Estado nacional y las provincias, la inflación –la real y la latente- y la inseguridad pueden convertirse en un cóctel explosivo si se lo acerca a la caliente lucha política. Más aún, cuando el gobierno evita generar planes para encarar estas problemáticas, concentrado compulsivamente en la lucha por el poder. Si fruto de todo ello, se diera una situación de colapso en el que la gobernabilidad entre en riesgo, difícilmente pueda decirse que queden políticos o dirigentes cercanos al oficialismo con posibilidades de salvar la ropa. Allí, solo serán creíbles quienes hayan observado una conducta coherente. Y son muy pocos aquellos que pueden mostrar ese antecedente.
Mariano Rovatti | ArgenPolítica, sitio web 

La espiral inflacionaria y las verdaderas cifras del Banco Central


No resulta una novedad para nadie que, desde que Cristina Elisabet Fernández Wilhelm se hizo cargo del Gobierno Nacional el 10 de diciembre de 2007, el país se ha visto envuelto en una espiral económica descendente.
Luego de la salida de Roberto Lavagna y de su equipo técnico del Ministerio de Economía (acontecida en un 2005 que hoy parece demasiado lejano), el kirchnerismo tomó una doble posición: consolidar un escenario de alta inflación, con el objetivo de sostener el nivel de empleo y mejorar situación de las clases Twitter, Lic. Eric Nesichmenos pudientes, o bien -al decir de los propios referentes del oficialismo- aplicar el "ajuste" por la vía del enfriamiento de la economía. Iniciativa por demás denostada por el catecismo populista.
El resultado es el que no pocos argentinos vienen padeciendo año tras año y, cada vez, con peores perspectivas. En la edición del matutino La Nación del 29.01.2011 se publicó -sobre la base de datos originados en el propio Banco Central de la República Argentina- que el volumen de billetes en circulación creció desaforadamente: en 2003, era de 488,8 millones de billetes y pasó a quintuplicarse en enero de 2011 hasta alcanzar los 2258,7 millones de billetes en la plaza. A la postre, este dato expresa con contundencia el severo proceso inflacionario, en virtud de que la cifra de papel impreso (circulante) se incrementó, en un término de siete años, casi cinco veces.
Esa emisión sin control ha continuado barajándose con el mazo de las mismas pautas inflacionarias a lo largo del próximo-pasado año de 2012. A tal efecto, vale la pena recordar información recientemente publicada por medios de prensa nacionales y que refieren a losdieciocho billetes de cien pesos que el Gobierno Nacional imprime por segundo. Más claramente: solo en billetes con denominación de cien pesos, se imprimieron un total de 56.802.466.800, más otro tanto por lo menos en papeles de menor valor absoluto ($50, $20, $10 y $5).
La simpleza del ejercicio matemático empuja a los analistas a traducir el número citado en el párrafo anterior a dólares estadounidenses. Para ello, solo bastará con dividir esa cifra por 5, que ha sido el valor promedio del tipo de cambio oficial en los últimos meses. El resultado exhibe un total de u$s 11.360.493.300 (más de once mil millones de dólares), al cual también le cabe añadirle la emisión de billetes en menor denominación. Se llega, finalmente, a la friolera que roza con veinte mil millones de dólares en el espacio de un solo año. El procesamiento de esta información no solo será útil a Mercedes Marcó del Ponttítulo de referencia, sino que también expone las consecuencias no deseadas de la reforma de la Carta Orgánica del BCRA, promocionada -como no podía ser de otra manera- por Balcarce 50. A fin de cuentas, la conclusión es obvia:las reservas de la primera institución financiera del país se encuentran indefensas, rehenes de la discrecionalidad de la Presidente Cristina Fernández de Kirchner y sus funcionarios.
Sin embargo, cabe destacar que la problemática no es nueva, sino que fue incubada pocos años atrás: las tarifas congeladas durante casi diez años, sumado ello a los "acuerdos de precios" (control) implementados por el polémico Guillermo Moreno, llevaron a que cualquier intento por amortiguar el incremento de precios al consumidor se vuelva una misión imposible. La grosera manipulación de los índices del IPC publicados por el INDEC viene a cumplir con otra de las "puntas" del plan. La genialidad en materia de dibujo discrecional de las estadísticas oficiales fue, en su oportunidad, impulsada por el desaparecido Néstor Carlos Kirchner, con los buenos oficios del siempre leal Moreno.
Miradas atentas han venido repasando, desde pocas semanas atrás, la composición real del activo del Banco Central de la República, y la información ha sabido filtrarse en varios ámbitos. Esa descripción coincide con un 30% de letras intransferibles del Estado Nacional, de los cuales un 22% se compone de adelantos transitorios al Estado y otro 3% de bonos que observan cotización de mercado. Las letras se justifican en las recurrentes maniobras que tienen por meta tomar dólares del Central para pagar deuda.Esas letras son ni más ni menos que pagarés de un Estado Nacional insolvente que se presentan de la mano de una tasa cercana a cero. El stock total a fines del 2012 consistía de unos u$s 34 mil millones y, en 2013, se le sumarán unos u$s 8 mil millones más. Entiéndase, un total de u$s 43 mil millones, cifra similar a las reservas que actualmente el Central declara tener.
Una vez producida la salida de Martín Redrado de la Presidencia del BCRA, y con la llegada de la economista heterodoxa Mercedes Marcó del Pont, la política de emisión monetaria se disparó desprolijamente. En anteriores oportunidades, no se había recurrido a esta acción para cubrir el déficit y la trama recuerda, en mucho, al Caso Ciccone. Capítulo en donde -conforme muchos recordarán- se imprimían billetes en laCasa de Moneda a comienzos de 2012 y en la planta de Ciccone Calcográfica S.A.. A posteriori, el Gobierno Nacional ordenó la expropiación de la imprenta de capitales privados, para salvar la cabeza del todavía Vicepresidente Amado Boudou.
Las evidencias compartidas por los datos económicos y financieros aquí expuestos anticipan un futuro sombrío, fundamentada su factibilidad en la espiral inflacionaria que la ciudadanía hoy puede verificar sin mayor dificultad. Resultado que no puede disociarse de las fallidas políticas económicas que se han visto en la Argentina de los últimos años.
Una multitud de reputados economistas han planteado hasta el cansancio que la emisión espuria de papel moneda es la causa más evidente de la inflación. Mientras la mala praxisexhibida por las autoridades a cargo y la falsedad de las estadísticas se encuentran a la orden del día, el silencio del espectro opositor de cara a este tema no deja de ser llamativo. Especialmente, de parte de aquellos que se desempeñaran oportunamente no solo en el BCRA sino también en el Ministerio de Economía.

Lic. Eric Nesich | El Ojo Digital Política 

De Néstor al Congreso: silencio sobre trata, adopción y tráfico de bebés | Tribuna de Periodistas

De Néstor al Congreso: silencio sobre trata, adopción y tráfico de bebés | Tribuna de Periodistas

Lavagna se animó y habló del fraude electoral denunciado por TDP | Tribuna de Periodistas

Lavagna se animó y habló del fraude electoral denunciado por TDP | Tribuna de Periodistas

Anonymus hackeó la web del INDEC

Anonymus hackeó la web del INDEC